Llamado

No me conformaría con riquezas ni fama

Ni con muchas pasiones quede satisfecho.

Ahora me satisface un solo hecho

Que prendiste mi ser como un llama

Más parece que fuera llamarada

Cuando prendiste en mi aquella llama

Después de ver en ti cómo es que verdaderamente se ama

Quien pudiera quitarte de encima la mirada.

Ahora esa llama la cuido vigilante

No porque piense yo que sea un santo

Sino porque tu amor ha sido exageradamente tanto

Que la llevo encendida en cada instante.

Que no se extinga mi llama yo te ruego

Sino que siga creciendo cada día 

Pues por doquiera que voy ella me guía

Para bañar también el mundo entero en fuego.

Subscribe to our blog

Follow us

%d bloggers like this: